Agencia de Calidad de la Educación entrega resultados Simce 2019 para 8° básico.

image1

La Agencia de Calidad de la Educación dio a conocer los resultados del Simce 2019 para 8° básico. En su rol de evaluar, informar y orientar para contribuir al aseguramiento de altos estándares educativos llega cada año a los establecimientos para medir su desempeño en favor de sus aprendizajes. En la última década, la Agencia ha evaluado a más de 8 millones de estudiantes, llegando casi al 100% de cobertura.

La última evaluación Simce fue aplicada el 8 y 9 de octubre de 2019 a 222.353 estudiantes de 8° básico de 5.953 establecimientos de todo el país, alcanzando un 99% de cobertura. Las disciplinas evaluadas fueron tres: Lengua y Literatura: Lectura; Matemática; e Historia, Geografía y Ciencias Sociales.

Según el plan de evaluaciones, el año 2019 correspondía aplicar la medición en otros dos niveles de forma censal, pero debido a los incidentes en el país tras el 18 de octubre la aplicación de 4° básico  enfrentó alteraciones en varios establecimientos y la de II medio no pudo realizarse. “Esta es una mala noticia para el sistema educativo. El no contar con toda la información va en desmedro de los aprendizajes de los estudiantes, porque deja a los establecimientos a ciegas respecto a sus debilidades y avances”, sostiene Daniel Rodríguez, secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad.

La información que el Simce entrega sistemáticamente permite conocer el estado de los aprendizajes de los estudiantes para que los establecimientos puedan tomar decisiones con foco en el mejoramiento según su propia realidad y contexto, junto con guiar la elaboración de políticas públicas. “Su aplicación ininterrumpida no solo ha permitido conocer públicamente y todos los años cuánto están aprendiendo miles de estudiantes, sino evidenciar las preocupantes brechas que existen o se han superado en el sistema educativo”, agrega el secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad.

Resultados educativos 2019

En la prueba de Lengua y Literatura: Lectura los estudiantes de 8° básico obtuvieron un promedio de 241 puntos. El resultado se mantuvo estable respecto a los 244 puntos obtenidos en la medición anterior aplicada en 2017. En tanto, las mujeres obtuvieron un resultado significativamente mayor en relación a los hombres. Mientras ellas alcanzaron 248 puntos en promedio, ellos obtuvieron 234 puntos, es decir, 14 puntos de diferencia.

Respecto a los resultados según nivel socioeconómico, el desempeño de cada grupo es similar al obtenido en la evaluación anterior. Sin embargo, se muestra una diferencia de 51 puntos entre el grupo socioeconómico alto (273 puntos) y el bajo (222 puntos). En el caso de las mujeres, estas obtienen resultados significativamente mejores que los hombres en todos los grupos socioeconómicos. Asimismo, se observa que las estudiantes del nivel bajo obtienen mejores resultados (230 puntos) que los hombres del nivel medio bajo (221 puntos).

En Matemática los estudiantes de 8° básico obtuvieron un promedio de 263 puntos, resultado similar a los 260 puntos de la medición de 2017. En el caso de Matemática son los hombres quienes obtienen resultados significativamente mayores en relación a las mujeres. Mientras ellos obtuvieron 265 puntos en la última evaluación, ellas alcanzaron 260 puntos.

Según grupo socioeconómico, en Matemática los resultados son similares a la medición anterior, y existe una diferencia de 74 puntos entre el grupo alto (308 puntos) y el bajo (234 puntos). Además, el grupo socioeconómico bajo es el único donde no se observan brechas entre hombres y mujeres, con 236 puntos y 232 puntos, respectivamente.

En Historia, Geografía y Ciencias Sociales se observa una disminución significativa en los resultados de los estudiantes de 8° básico. La última vez que se pudo evaluar esta disciplina en dicho nivel fue en 2014, cuando se obtuvo un promedio de 261 puntos. En esta última medición, el resultado es de 250 puntos, es decir, hubo una variación de 11 puntos entre 2014 y 2019.

Entre hombres y mujeres los resultados son similares, con 249 puntos y 252 puntos, respectivamente. No obstante, mientras ellas disminuyeron 5 puntos respecto a la medición anterior, ellos bajan 16 puntos. En tanto, todos los grupos socioeconómicos disminuyeron sus resultados, excepto el grupo bajo, que alcanzó 231 puntos. Las disminuciones más pronunciadas se generaron en los grupos medio-alto y alto. Mientras los estudiantes del nivel medio-alto obtuvieron 266 puntos, 21 menos que en la evaluación anterior, los del nivel alto alcanzaron 288 puntos, 18 puntos menos respecto al 2014.

“Particularmente los resultados de Historia dejan entrever la importancia de mantener evaluaciones de forma constante. Si hubiésemos monitoreado los aprendizajes con mayor frecuencia, esta baja podría haberse identificado antes. Menos evaluaciones perjudican la posibilidad de tomar decisiones a tiempo y con información actualizada”, sostiene Daniel Rodríguez.

En cuanto a los Otros Indicadores de Calidad Educativa que se miden junto al Simce, en autoestima académica y motivación escolar el puntaje promedio fue de 74 puntos, clima de convivencia escolar 75 puntos, participación y formación ciudadana 77 puntos y hábitos de vida saludable 70 puntos.

Según un análisis de los resultados, los estudiantes obtienen mejor desempeño cuando valoran el esfuerzo y consideran que plantearse desafíos los ayudará a mejorar el aprendizaje y el desarrollo de habilidades, piensan que asistir a su escuela les ayudará a tener éxito en la vida o tienen expectativas altas en relación a sus logros educativos. Por ejemplo, los estudiantes que valoran el plantearse desafíos en lo académico obtienen 31 puntos más en Lectura en 8º básico.

4° básico y II medio 2019

El sistema escolar fue gravememente afectado por los disturbios de octubre y noviembre de 2019. La continuidad del servicio educativo y la seguridad de los estudiantes y docentes en los establecimientos se vio comprometida por eventos externos, lo que perjudicó la asistencia y los aprendizajes. En consecuencia, las condiciones de aplicación de la prueba de 4° básico fueron fuertemente afectadas, dejando al sistema con menos información disponible. En el caso de II medio, no fue posible aplicar la evaluación y 2.953 establecimientos quedaron sin esa información clave para el mejoramiento.

De 7.444 establecimientos, 6.145 fueron evaluados en 4° básico (82,5%), pero solo se logró obtener resultados para 5.140 (69%). Es decir, debido a alteraciones en varios establecimientos del sistema escolar, 2.304 establecimientos (31%) del país no contarán con información en 4° básico para planificar acciones que contribuyan al mejoramiento de los aprendizajes de sus estudiantes y la superación de brechas. “Si bien lamentamos profundamente esta situación, ya que estas escuelas no sabrán cómo y cuánto están aprendiendo sus niños y jóvenes, valoramos la disposición y esfuerzo de los establecimientos que colaboraron en la evaluación y nos comprometemos a entregarles información de calidad de forma directa”, sostuvo el secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad.

Adaptarnos para seguir contribuyendo

 Producto de la pandemia, las escuelas debieron adoptar en muy poco tiempo nuevas estrategias para continuar con el proceso formativo. En este contexto, la Agencia de Calidad de la Educación adaptó sus herramientas para contribuir con dicho proceso, poniendo especial foco en la importancia de contar con información y orientaciones contextualizadas.

Con ese objetivo se desarrolló el dispositivo a distancia “Agencia Orienta: mentoría para equipos directivos”, en el que participan cientos de escuelas de todas las regiones del país. A través de videollamadas, los equipos de la Agencia entregan orientaciones personalizadas a las escuelas según sus propias necesidades. Además, una vez que retornen las clases presenciales se aplicará el Diagnóstico Integral de Aprendizajes (DIA) en todas las escuelas para medir el impacto de la pandemia en el estado socioemocional de los estudiantes y en aprendizajes priorizados en Lectura y Matemática.

Ambos instrumentos se complementan con una evaluación muestral a final de año, la que permitirá contar con información sobre los logros de aprendizajes. Es fundamental conocer el impacto de la pandemia en los aprendizajes de los estudiantes para que tanto las escuelas como el sistema educativo tomen decisiones con foco en el mejoramiento, según la realidad y los cambios que se presenten.

“En situaciones como la actual pandemia, donde las escuelas vieron interrumpidas las clases presenciales y debieron adaptarse a un formato remoto, contar con información válida y confiable será fundamental para aplicar acciones remediales que permitan abordar las brechas que se pueden haber profundizado durante este período”, agrega el secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad.

Deja un comentario